Agradecimiento. Profundo agradecimiento acompañado de responsabilidad e ilusión a partes iguales. Esas son mis emociones en estos momentos, en que el comité federal de mi partido ha cerrado un proceso que me confirma como candidato a diputado del congreso. Un proceso que se inició con las propuestas de las asambleas municipales (un 87% de las cuales propuso mi nombre: gracias), que fueron recogidas en la propuesta de la ejecutiva provincial y que ratificaron los comités provincial, nacional y ahora federal.

Ser depositario de la confianza de mi partido me llena de sano orgullo. A partir de ahora mi compromiso ha de transformarse en el trabajo más importante de mi vida política: ser depositario de la confianza de quienes viven en la provincia de Alicante, y serlo por méritos propios. Merecerlo.

Haré todo lo que esté en mi mano para representar dignamente a quienes me voten y también a quienes no; a la provincia de Alicante, pero también a la Comunidad Valenciana y a España en el conjunto internacional.

Sé que en estos tiempos de crisis global, la política no goza de buena imagen. Lo considero un error (muchas veces provocado, calculado, interesado) porque la política es la más digna de las actividades humanas, pero los errores no desaparecen solos y, para este, no hay más receta que el trabajo constante.

Y pienso trabajar. Me comprometo desde aquí, si logro vuestra confianza, a ser un diputado no ya activo, sino proactivo, cargado y defensor de propuestas e ideas y conectado de cerca con la realidad y los intereses legítimos de la ciudadanía a la que voy a representar.

Estamos en tiempos duros, que amenazan venir para quedarse más tiempo del razonable. El mundo, y la política con él, se enfrenta hoy a una encrucijada histórica. Frente a quienes proponen el egoísmo como solución y la codicia como regulador supremo, no os quepa la menor duda de que yo estaré asentado en nuestros viejos y siempre nuevos ideales: el bien común, la generosidad, la honestidad, la igualdad de oportunidades o el compromiso con los más débiles serán mis únicas guías.

Repito: gracias.

Anuncios