La calidad y excelencia de nuestro sistema universitario ha de ser una preocupación de todos. Establecer los mecanismos que faciliten la calidad, reforzar las garantías en los procesos de control y simplificar la gestión burocrática, deben de ser principios básico para facilitar y conseguir la mejora de la calidad de nuestras universidades.

Pero la calidad de nuestras Universidades esta ligada al marco de financiación con el que se dote a las mismas, así como a la potenciación de la investigación, tanto básica como aplicada, que han de suponer una seña de identidad de nuestro sistema universitario.

Los recortes en las becas, las contra reformas educativas y la eliminación de los prestamos renta para el estudio de Masters y Doctorados, son un buen presagio y un buen ejemplo de los pensamientos y actuaciones del Partido Popular: mas recortes, mas elitismo y menos igualdad de oportunidades.

Afirmar que el sistema educativo universitario es ineficiente es partir de una premisa falsa, posiblemente para justificar las acciones ya marcadas desde el Gobierno. Nuestro sistema educativo esta en éxito escolar por encima de la media de la UE y la OCDE en 9 puntos, nuestra tasa de éxito es del 79% y con una inversión media de 68.486 dólares por alumno, lo que significa una alto porcentaje de éxito con una inversión razonable.

Para disponer de universidades de calidad y con excelencia, hemos de fijar los mecanismo necesarios para facilitar a las universidades su crecimiento, a través de: una financiación adecuada y la apuesta por la investigación, tanto básica y como aplicada, contando con los mejores profesionales tanto docentes como investigadores.

Hemos avanzado mucho en estos últimos años: en profesionales docentes e investigadores, en financiación en I+D+I, en rendimiento, sigamos avanzando.

Ahora, el Partido Popular quiere convertir la política universitaria en una competición de rankings de excelencia. No estamos en contra de la competencia entre universidades, pero no podemos confundir la persecución de la excelencia científica, con ganar a cualquier precio. La creación de rankings no son la solución de los problemas actuales de las universidades españolas, no podemos transformar nuestras universidades en centros comerciales del conocimiento , donde lo único que se prima es la rentabilidad en la producción y excelencia numérica de un ranking.

Desde el Partido Socialistas consideramos que es necesario seguir avanzando en la mejora de nuestro sistema universitario, tanto como en la de transmisión de conocimientos como en la investigación y transferencia de los mismos.

Competencia , excelencia y calidad: SI.
Mercantilización y competición en rankings excluyentes y elitistas: NO

Anuncios