Estos días atrás han aparecido en INFORMACIÓN las declaraciones de la alcaldesa de nuestra ciudad, Mercedes Alonso, en las que nos informa del inicio de contactos con el Ministerio de Cultura para “conseguir” el regreso de la Dama de Elche.

Esta iniciativa, este interés, esta preocupación, este deseo por ver a la Dama de Elche en su ciudad “natal” ha sido una constante por parte de todas las autoridades municipales que han presidido nuestra Corporación desde el inicio de la Democracia, y en la que se han obtenido algunos logros importantes, entre los que debemos destacar el último de ellos: la cesión temporal durante seis meses (del 18 de mayo al 1 de noviembre de 2006) para la inauguración del Museu Arqueològic i d’Història d’Elx (MAHE).

Para conseguir esta cesión temporal, el esfuerzo institucional y técnico fue titánico, por cuanto se aceptaron todas las condiciones impuestas por el Ministerio de Cultura y por el Museo Arqueológico Nacional (MAN). Por ello, se adaptó la Torre del Homenaje del Palacio de Altamira para albergar a la Dama de Elche, instalando todas las medidas de seguridad -activas y pasivas- y de conservación -control de acceso limitado, creación y control de ambiente atmosférico, etcétera- establecidas por el MAN. Pero, desde esa fecha, 1 de noviembre de 2006, la Dama de Elche está fuera de su ciudad. Todos queremos que regrese, pero creo que debemos cambiar el planteamiento, ser audaces e intentarlo de nuevo. Ahora con una propuesta más ambiciosa, que regrese pero para quedarse y, para ello, debemos proponer una ubicación excepcional, acorde con la excepcionalidad de la Dama: el Museo Nacional de Arte Ibérico.

La creación del Museo Nacional de Arte Ibérico en nuestra ciudad es lógica, por cuanto en nuestro término municipal se encuentra el yacimiento arqueológico de La Alcudia unido a la cultura ibérica y, por supuesto, a sus manifestaciones artísticas desde principios del siglo XX con el descubrimiento de la Dama de Elche. Las investigaciones arqueológicas de la cultura ibérica en el citado yacimiento y en nuestro término municipal no se han interrumpido desde ese momento. Son muchos los investigadores que podríamos citar, pero, por no extendernos demasiado, nos referiremos a los dos proyectos de investigación que actualmente se están realizando: excavaciones arqueológicas en los niveles ibéricos de La Alcudia por parte de la Fundación Universitaria La Alcudia y prospecciones y excavaciones de las Canteras del Ferriol, por el CNRS francés y la Universidad de Alicante.

Las instalaciones museísticas de la ciudad de Elche son magníficas y, hay que decirlo, fruto del trabajo de los sucesivos gobiernos socialistas de nuestra ciudad. Tenemos museos relacionados con la arqueología ilicitana: el citado MAHE y el Museo Arqueológico de La Alcudia actualmente en proceso de remodelación expositiva. El MAHE fue el que albergó a la Dama de Elche. Este museo dispone, además, de una sala de exposiciones temporales anexa a la Sala de Exposición Permanente; una sala de actividades en el Patio de Armas del Palacio de Altamira, justo al lado de la Torre del Homenaje. Las dos salas disponen de las instalaciones necesarias para poder ser utilizadas como Exposición Permanente con una inversión económica mínima. Si cualquiera de estas dos salas se musealizara, podría ser el lugar idóneo para albergar el Museo Nacional de Arte Ibérico. De esta forma, Elche reuniría en un mismo lugar todas las investigaciones arqueológicas del arte ibérico, convirtiéndose en un referente nacional e internacional, y se concedería por primera vez a este arte su importancia y significación, al estar en un lugar donde su presencia sería el único hilo conductor de todo el proyecto museográfico.

Por ello, recientemente el Grupo Socialista presentó una Proposición No de Ley en el Congreso de los Diputados, para instar al Gobierno a que, en primer lugar, en el plazo más breve posible, acuerde con la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento la elaboración de un Proyecto Museográfico para remodelar, adaptar o modificar el Proyecto Museológico del Museu d’Arqueologia i Història d’Elx, para integrar a la Dama de Elche en la Torre del Homenaje del Palacio de Altamira y convertir la sala de exposiciones temporales y/o la sala de talleres instalada en el Patio de Armas del Palacio de Altamira en una sala de exposiciones permanente del Arte Ibérico con denominación de Museo Nacional de Arte Ibérico de Elche.

 Esta propuesta no ha sido contestada todavía, pero ésta es la dirección que todos deberíamos seguir -independientemente de nuestras ideologías políticas-, en la que todos deberíamos aunar nuestros esfuerzos -porque la Dama es patrimonio de todos los ilicitanos- para convencer al Ministerio de Cultura y al MAN de que es una propuesta real y lógica. La inversión más importante ya está realizada y las instalaciones reúnen todas las condiciones técnicas necesarias y contribuirían a incrementar la relación de nuestra ciudad con la arqueología ibérica y Elche tendría a su Dama y la Dama estaría en su ciudad: Elche.

Anuncios