La palabra de los dirigentes del PP tras tantas mentiras en tan sólo nueve meses ya no tiene ningún valor. Pero además, con la excusa de la crisis y de la herencia recibida (nada hablan de la herencia que han dilapidado en estos meses) pretenden hacernos creer que toman las medidas más duras e insolidarias para salvarnos, que algún día se lo agradeceremos y que además, somos antipatrióticos por criticar a un Gobierno inútil y totalitario. Tenía que llegar. Aunque el Ministro Wert, dijo que no habría una nueva Ley de Educación, llegó su momento de gloria. Habrá una Ley Wert.

La nueva Ley de Educación nos retrotrae 30 años atrás. Nos lleva a una educación de clases, a una educación elitista, donde la igualdad de oportunidades se rompe con pruebas selectivas que dividen en validos o no validos al alumnado. Ya les adelanto que entre los no validos no encontraremos muchos hijos e hijas de familias pudientes, pero no se preocupen, si el hijo o la hija de una familia con escasos recursos financieros se le ocurre brillar, ya esta ahí Wert para exigirles además que tengan muy buena nota para acceder a una beca y si aun así se le ocurre brillar, la Universidad podrá poner los filtros necesarios para que su acceso sea lo más tortuoso posible. No todos pueden tener derecho a la Universidad, eso faltaba.

Pero no nos sorprendamos, esto ya lo hemos vivido. España ya vivió una política totalitaria e ideologizante como la que siempre hace la derecha. Son los mismos de siempre, aquellos que reniegan de sus orígenes, que pretenden decirnos que sus políticas son vanguardistas, que con ellos estaremos al nivel del país más avanzado de Europa. Pues se los digo claro: esta es la misma derecha que vivimos durante la dictadura, los mismos patrones, las mismas políticas y las mismas ideas.

Pero intentemos encontrar las diferencias entre el PP de hoy y la derecha de siempre, la de la dictadura, ya les adelanto que no las encontraremos. Los rasgos básicos del Nuevo Estado Franquista con una orientación totalitaria fueron: antiparlamentarismo, partido único, concentración de todos los poderes en el Líder, exaltación nacionalista, entre otros, ¿Encontráis algún parecido al nuevo PP?
La política educativa de los primeros años de franquismo quedo señalada por dos actuaciones: por un lado, el desmantelamiento radical de la educación republicana y por otro lado, la reforma elitista del bachillerato y de la Universidad. Dos leyes discriminatorias para forjar el “hombre nuevo” que el régimen dictatorial necesitaba.

La primera Ley educativa que se aprobó, fue la reforma de la enseñanza secundaria, que veía en ella las nuevas clases directoras de la nación. La educación secundaria se consideraba el instrumento más eficaz para transformar rápidamente la sociedad y por lo tanto, debía tener un carácter más elitista. Veamos que hizo Wert. Efectivamente, anuncio el cambio de la ESO porque no respondía a las necesidades del país. ¿Casualidad o coincidencia?

Sigamos, esta Ley también estableció la necesidad de separar la función docente y la examinadora, se entendía que los profesores sólo debían enseñar y que evaluar era cuestión de otros. ¿Y que hizo Wert? Encomendarse a agencias externas al centro educativo para que evalúen a los niños y niñas, pero además, crear revalidas para diferenciar y segregar a los niños y niñas pronto, no todos pueden llegar a una educación secundaria elitista reservada a las nuevas clases dirigente. ¿Os suena?

Pero no acaba ahí, la depuración ideológica, con la excusa de la crisis, que el PP nos quiere hacer tragar, también tuvo su correlato en la época franquista. Entonces, se depuró al profesorado por ideologizado, afectó a los alumnos que eran considerados vagos, a los libros de texto y a las instituciones que trabajaron durante la República por extender la educación a todos y todas. Creo que no es necesario que les nombre los ejemplos actuales que son idénticos a los que ya vivieron nuestros abuelos.

Yo no se vosotros, pero yo no me voy a resignar a volver a vivir aquellos tiempos que mis abuelos sufrieron. No voy a consentir que la educación de mis hijas este en manos de un Ministro que además de mentir, lo único que quiere es tener un estado que añora, donde la letra con sangre entra. Para la derecha cualquier tiempo pasado fue mejor y para ellos su modelo, es aquel que nos dividió, nos enfrento y termino imponiendo un régimen dictatorial sin derechos y sin libertades. No hay diferencias entre la política de Rajoy y los dirigentes franquistas.

Anuncios