DSN2013Según el barómetro del CIS del mes de Enero de este año 2014, 8 de cada 10 ciudadanos piensa que la situación política actual en España es mala o muy mala. Al ser preguntados si piensan que la situación política mejorara el próximo año, obtenemos el mismo resultado, 8 de cada 10 piensan que esta no mejorara, e incluso 3 de cada 10 piensa que empeorara. Por otro lado, los partidos políticos hoy nos encontramos a la cola de las instituciones en España, solo 6 de cada 100 aceptan y aplauden el papel de los partidos políticos hoy en día. Una situación trágica, algo que no nos podemos permitir y que sobre todo nos hace daño a la izquierda.

El PSOE somos el partido que más se parece a la gente de la calle, somos gente de la calle, ciudadanos y ciudadanas que nos comprometemos con unos ideales, que trabajamos por hacer una sociedad más justa y que sobre todo, encarnamos los ideales de progreso social, económico y cultural de la mayoría.

Los socialistas no podemos ser sólo la correa de transmisión en las instituciones, sino que aspiramos a cambiar la sociedad, a crear las condiciones que permitan una igualdad real de todas y todas. Somos el partido que ha conseguido empoderar a la “clase obrera”, es decir, a todos aquellos y aquellas que necesitan de su trabajo para desarrollar su proyecto de vida. Hombres y mujeres que necesitan de la igualdad para ser libre y que creen en una sociedad solidaria que atienda a los más desfavorecidos ya sea por razones económicas, sociales, culturales, educativas o incluso por incapacidades psíquicas o físicas. Igualdad, libertad y solidaridad, tres principios que definen nuestra manera de entender el mundo, nuestra política.

Ciertamente hoy no tenemos poder, no gobernamos muchas instituciones, no tenemos capacidad de diálogo ni de consensos con un Gobierno del PP que parapetado en su mayoría absoluta, sólo busca tener poder aunque no tenga la razón. Pero esto no es ningún impedimento, nunca lo fue, ser socialista nunca fue fácil. Frente a la intransigencia del necio, el diálogo del demócrata que entiende que una sociedad justa sólo será posible con la aportación de todos y todas.

No podemos permitirnos una democracia de baja intensidad. No vamos a consentir que el Gobierno silencie, las ideas, los proyectos y las aspiraciones de miles de personas que hoy en día mantienen el Estado Social que el PP ha liquidado. Los hombres y las mujeres socialistas aportamos por una democracia del pueblo, unas instituciones abiertas y un diálogo permanente.
El Debate Social de la Nación sólo tiene esa pretensión, abrir las instituciones para que los ciudadanos y ciudadanas nos hagan llegar su voz, que escuchemos, que dialoguemos, que consensuemos y sobre todo que juntos y juntas construyamos la sociedad que deseamos.

Hoy no podemos dejar que una mayoría absoluta “temporal” del PP eche por tierra los años de historia democrática de este país. Frente al autoritarismo de aquellos que hacen callar al resto de los políticos que no piensan como ellos, los socialistas y las socialistas queremos oír tu voz, escuchar tus propuestas y devolver a la democracia su verdadero sentido: el pueblo, el demos, tiene el poder, el krátos.

Anuncios